La Filosofía y el Hombre, una breve reflexión

Compartir

La Filosofía y el Hombre, una breve reflexión

 

Por: Luis Armando Hernández Escobar

La idea de Humanidad sostiene por sí misma mucho más que su existencia presente, conserva dentro de sí ramificaciones del pasado y apertura hacia el tiempo aún por acontecer; de modo que la multiplicidad dinámica es vital y social. Para la Filosofía, la historia del pensamiento es condición, pero al mismo tiempo tensión, de tal manera que la justificación de su existencia reside en una interacción de desafíos con su tiempo, para hacerse compatible con la realidad. Indagar sobre aquello que sustenta la realidad permitió a la Filosofía la introducción de explicaciones racionales.

Con la búsqueda de principios, el pensamiento crítico niega un suelo sin relieves, a partir del cual se entabla una relación con lo existente.

Definir su campo de acción, esto es, su utilidad, es ya una petición para definirle y delimitarle como un saber que se piensa a sí mismo. Explorar una de las alternativas del pensamiento no delata deficiencia comunicativa, antes bien la Filosofía prepara el vínculo necesario para abrir el diálogo. Porque hay cuestionamientos persistentes, insatisfechos, que en la intimidad de su ser late la incisiva posibilidad de encontrar, en el ejercicio reflexivo, la necesidad de indagar en lo cotidiano con un anclaje distinto, desde otro punto.

Expresar ideas sugiere la forma de hacerlas comunicables. Para la Filosofía lo es más aún la de pensarlas y repensarlas: se duda de lo que se recibe y también de las herramientas conceptuales y metodológicas con las cuales se llegó a un punto de ruptura con la duda; de modo que la respuesta a cualquier cuestionamiento incluirá la crítica a sus propios fundamentos.

Así pues, el espacio donde el Hombre se apropia de su temporalidad actual busca los medios para llegar al otro. A través del lenguaje se cree en la representación del pensamiento, dado que hemos quedado arrojados a la existencia sin una deidad absoluta para dar paso a la relación entre el Hombre y su realidad, para problematizar cómo ésta es o fue susceptible de ser leída mediante un dispositivo demasiado humano: el habla.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *